Historia

Nace no solo una, sino Cinco Estrellas

Era un domingo de febrero de 1983, reunidos durante el almuerzo en el Hotel Tamanaco de Caracas, Venezuela, nos encontrábamos en Argentina, España y México. Fue ahí donde decidimos crear una empresa joven que conjuntara todos los años de experiencia que ya teníamos en un solo ideal: tener nuestra propia marca; éramos cinco y fue así que surgió el nombre de Cinco Estrellas.

Todos nosotros, habíamos pertenecido a una marca de mucho prestigio Jack Russell Company, Inc., compañía que contaba con la exclusiva de Coca-Cola para realizar promociones de YO-YO en todo el mundo. En aquellos tiempos había un mutuo respeto por la firma que uno representaba, así como también por los promotores profesionales.

Hubo intentos por cristalizar nuestros sueños en España, Argentina y México; sin embargo, no contábamos con el capital necesario para iniciar. En realidad, y estando en Singapur y Malasia, Raúl Juárez y yo viajamos expresamente a Australia para contactarnos con “Happy” Harry Hayden, animador infantil radicado en Perth, con el objetivo de interesarlo en las promociones de YO-YO, según las realizaba Coca-Cola, ya que en realidad formábamos parte de esa organización.

Por fin y al fin, la respuesta no se hizo esperar y después de muchas vueltas apareció alguien que con poder y fuerza impulsó a Cinco Estrellas: Don Justino Compeán III. En aquella época, 1983, existía un programa juvenil con gran influencia en los jóvenes de esos tiempos: XE-TÚ y fue ahí que se hizo el lanzamiento oficial de Cinco Estrellas, aunque hacía un año y medio atrás que ya circulaban los primeros YO-YOS con esa marca, misma que yo, ya sin mis compañeros porque ellos habían decidido tomar otro rumbo trabajando para Russell nuevamente o para Duncan, había iniciado en sociedad con mi hermano Eduardo.

Y bien, 1983 fue el año de inicio de actividades de Cinco Estrellas. Don Justino Compeán, siempre con sus súper-cargadas ideas, nos pidió que formáramos parte del programa de XE-TÚ, llevando a cabo concursos entre la juventud mexicana con ese juguete mágico, que no usa pilas sino que las pilas se las pone uno para que con constancia, esfuerzo y superación lo hiciera uno funcionar, ¡tratando de imitar los movimientos y suertes de los Campeones! Además, fíjense ustedes quiénes eran los productores de dicho programa: doña Carla Estrada y Don Reynaldo López, personajes que han hecho crecer la televisión en México y que en aquella época eran productores de XE-TÚ. Por esta sencilla razón la fiebre de YO-YOS, fue insuperable durante ese año, jugaban YO-YO hasta los perros, y todo gracias al apoyo de los personajes ya mencionados: Cinco Estrellas, el cuerpo de promotores, pero sobre todo los miles de niños y jóvenes que siguieron la inercia de todo este grupo y conjunto de sucesos.


Nace elTrompo de plástico